Poliposis Nasal

Home / Nariz / Poliposis Nasal

¿Qué es la Poliposis Nasal?

Los pólipos nasales son degeneraciones con forma de racimo de uvas en la mucosa de las cavidades nasales que al crecer no solo pueden obstruir completamente las fosas nasales, sino también ejercer presión sobre los huesos de la nariz y extenderse hasta la nasofaringe.

Los pólipos nasales pueden surgir por predisposición o derivarse de inflamaciones crónicas y reacciones alérgicas.

Riesgos y posibles tratamientos

Los pólipos nasales dificultan la respiración nasal e impiden la ventilación de las cavidades nasales y del oído medio, lo que puede traer como consecuencia:

  • Inflamación de las cavidades nasales y jaquecas, secreción excesiva y reducción del olfato.

  • Secreción dentro del oído medio.

  • Irritaciones e inflamaciones de faringe y bronquios.

Por lo general el tratamiento médico solo sirve para aliviar las molestias. Los pólipos nasales se pueden extraer únicamente por medio de una intervención quirúrgica.

La operación.

La operación se realiza con anestesia local, en muy pocos casos con anestesia general, utilizando un asa o pinzas para pólipos para extrae los pólipos cortándolos en su punto de inserción.

Si el pólipo se encuentra en una de las cavidades nasales (celdillas etmoidales, senos maxilares), probablemente será necesaria su extracción. Después de la operación puede ser necesario un taponamiento nasal.

Durante la operación se pueden dar circunstancias especiales que pueden obligarnos a modificar o prolongar la misma. Por favor dé su consentimiento para ello, ya que sería una molestia adicional para usted o su hijo (a), si fuese necesario interrumpir la intervención quirúrgica para posteriormente proseguir con ella, siendo además necesario anestesiar al paciente por segunda vez.

Posibles complicaciones.

Ningún médico puede garantizar el éxito del tratamiento y la ausencia de riesgos. No obstante, los riesgos comunes de una intervención quirúrgica, por ejemplo, lesiones secundarias de órganos, vasos sanguíneos y nervios, son cada vez menos frecuentes y ahora se les puede combatir más que antes. Como consecuencia de la extracción de pólipos nasales extensos surgen lesiones sobre la superficie de la mucosa nasal que se pueden inflamar después de la operación y que por ello requieren de un tratamiento médico.

Muy raramente pueden presentarse dolores similares a la neuralgia facial. La mucosa nasal puede llegar a secarse algunas veces, formando una costra.

Únicamente pueden presentarse complicaciones serias (ojos, meninges) tras la extracción de los pólipos nasales cuando haya modificaciones importantes de las celdillas etmoidales o del techo de la nariz, por ejemplo, debidas a previas enfermedades u operaciones.

Perspectivas de éxito

Mediante la extracción de los pólipos nasales se puede restablecer la respiración nasal y generalmente también el olfato. Sin embargo, no se debe excluir la posibilidad de que los pólipos nasales resurjan, sobre todo si el paciente presenta una alergía.

Sugerencias para rehacer su actividad física

Si la operación se realiza en forma ambulatoria, por favor, pregunte a su médico a partir de cuándo puede rehacer su vida fuera de casa. Los narcóticos y la anestesia local, pero también los sedantes (tabletas e inyecciones) pueden reducir su capacidad de reacción.

Después de la operación

Después de la operación y hasta su completa recuperación que aproximadamente dura de 2 a 3 semanas, usted deberá de:

  • Tratar de evitar contraer un resfriado.

  • No esforzarse demasiado.

  • No ir a nadar.

Por favor ayudenos en nuestros análisis y tratamientos:

  • A responder cuidadosamente todas nuestras preguntas.

  • A indicarnos la importancia de las posibles complicaciones que pudieran derivarse de su profesión.

  • A tomar en cuenta nuestra recomendaciones antes, durante y después de la operación.

Consulta pre operatoria

En este artículo informativo podemos hacer referencia solo a las generalidades. Circunstancias más específicas como la gravedad del padecimiento, la necesidad y el grado de urgencia del tratamiento, serán abordados en una consulta preoperatoria.

Hemos señalado las complicaciones que suelen ser más importantes en la práctica. Además habrá que considerar que existen riesgos mínimos y pocos frecuentes.

Las medidas tomadas antes y durante la operación, así como las medidas que se tomarán durante el tratamiento posterior implican también ciertos riesgos. De esta forma, mediante una transfusión de sangre o de componentes sanguíneos, que en este tipo de operaciones suelen ser necesarios solo en casos muy extremos, el paciente puede llegar a contraer los virus de hepatitis, y en muy contadas ocasiones el virus del SIDA.

Este riego se puede reducir al contar con una reserva de sangre propia; una posibilidad que en la práctica de este tipo de operaciones no se suele tomar en cuenta.

No enumeraremos aquí las posibles intervenciones secundarias y sus riesgos porque creemos que no es un factor importante que pueda llegar a influir en su decisión. En caso de que tengas inquietudes; por favor  no dudes en preguntarnos.

Contáctanos

Si desea reservar una cita o tiene alguna pregunta favor de llenar el siguiente formulario, Gracias.